Aprender es el arte de enseñar

Cuando decides sustituir la palabra búsqueda por la de aprendizaje comienza una metamorfosis, un posicionamiento que es revelador.

La realidad no podemos cambiarla, es evidente, aunque la manera de significarla es una propiedad personal, una responsabilidad que se ejercita en las decisiones.

Todo lo que sucede, todo lo que nos pasa, lo desplazamos a diferentes áreas personales. El victimismo suele ser el abanderado preferido ante lo que no podemos controlar. La culpa se convierte en el chivo expiatorio al no querer realizar el esfuerzo de seguir adelante a pesar de.

A veces tenemos la estéril sensación de saberlo todo, de no querer escuchar, ya nos hemos titulado en sufrimientos, enfermedades, desilusiones… No necesitamos más lecciones, ni más libros que meditar, somos mayores de edad y el dolor padecido presuntamente nos licencia para todo. Tal vez llevas razón, aunque aprender es la puerta del entendimiento.

Sin el esfuerzo de la comprensión siempre estarás a merced de los juegos mentales, anestesiándote ante decisiones que debes tomar para seguir adelante. No te abandones, estás deseando conocerte.

Juan José González Albo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba