fisherman, old man, net

¿Qué hacer con los abuelos?

¡No tenemos tiempo para nosotros, cómo lo vamos a tener para los demás!

La sociedad avanza con una dinámica difícil de asimilar. Una de las cuestiones fundamentales se centra en la tradición familiar, ¿qué hacer con los abuelos? El aumento de las necesidades materiales ha provocado un oleaje individualista, ocasionando una mercantilización progresiva de las personas mayores. Los relatos normalizan el acceso a los geriátricos como garantía de bienestar para nuestros padres. De poco sirve su opinión cuando observan las disputas por delegar sus cuidados.

¿Progreso o retroceso? Hace aproximadamente cuarenta años los ancianos que no tenían familia eran desplazados, siendo atendidos muchos de ellos por religiosas. Se les consideraba pobres. Salían en ocasiones a pedir limosna para poder comer. Pasado el tiempo se ha producido el efecto contrario. Los mayores que ingresan en un Centro “suelen presentarse” como unos privilegiados. Es evidente que la Administración sigue protegiendo y construyendo espacios de seguridad. El dilema surge con la desnaturalización que padece la persona al salir de su vivienda.

El pensamiento práctico suele olvidar lo que nos hace humanos, apostando por ciertos modelos de inmediatez, “Carpe díem”. Somos seres temporales, aunque intentemos disfrazar constantemente nuestra longevidad. El clima social que trabajemos será el soporte para nuestra avanzada edad. No debemos abandonar el cariño en manos del mercado. No te conviertas en objeto al omitir tu responsabilidad con los mayores.

 

Juan José González-Albo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba