love, valentine, heart

¿Te conozco?

A veces no prestamos demasiada atención a las señales.

 

Cuando inicias una historia sentimental sueles acumular dolor, sufrimiento de otras aventuras, y deseas no volver a cometer los mismos errores. Solemos reducir la nueva experiencia a una matemática basada en la disputa con el otro.  No le consiento, si no es sensible, si no me valora… Enumeramos una casuística para saber cómo debemos responder. Si adoptamos esa postura estaremos muy condicionados y será la gestación para una nueva desilusión.

En muchas ocasiones confundimos amor con relación. La carga cultural suele desplegarse en la relación y el amor es lo que yo soy. Si en mi vida tengo un desequilibrio interno es posible que desarrolle una tensión constante con mi pareja. Le culparemos de todo y al final adoptaremos una posición de víctima. Una estrategia habitual es el intento de domesticación, limitando las relaciones de la otra persona con su círculo social. Deseamos ser el centro de atención para disfrazar nuestras frustraciones internas.

¿Cuál debería ser mi actitud? Si una persona intenta reducir tu espacio natural, el que necesitas habitualmente, es un indicador de que algo no va bien. Es fundamental que nadie distorsione tu crecimiento personal con chantajes basados en la palabra amor. Somos responsables de nuestra vida y no podemos sacrificarla por enajenaciones de nuestra pareja. Si no quiere dar el paso de pedir ayuda el impacto puede ser terrible en ti, generándote un desequilibrio importante.

¡Tú decides!

 

 

Juan José González-Albo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba